Evolución jurisprudencial en torno a la cláusula suelo finalizado 2016

hipotecas-septiembre-kmrg-620x349abcHasta el momento, la doctrina emanada del Tribunal Supremo limita la devolución del dinero cobrado a los clientes en aplicación de la cláusula suelo, al 9 de mayo de 2013, fecha en que el Tribunal Supremo dictó la Sentencia nº 241/2013.

El 26 de abril de 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, celebró una vista oral sobre los efectos de la retroactividad de la declaración de nulidad de la cláusula suelo, ante la cuestión prejudicial que planteó en abril del 2015 el Juzgado Mercantil nº1 de Granada. El Tribunal debe dirimir si la devolución de cantidades a causa de la existencia de cláusulas abusivas debe calcularse con fecha desde el 9 de mayo de 2013, o con efectos retroactivos desde el inicio del contrato hipotecario.

Conclusiones del Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre los asuntos acumulados C-154/15, C-307/15 y C-308/15

El Abogado General de la Unión Europea, presenta sus conclusiones (no vinculantes para el TJUE) en relación a las cuestiones prejudiciales planteadas por la Audiencia Provincial de Alicante (asuntos C-307/15 y C-308/15) y por el Juzgado de lo Mercantil nº1 (asunto 154/15).

Las principales cuestiones prejudiciales que se plantearon fueron tres:

1) Determinar si la limitación de los efectos restitutorios de la nulidad derivada de la calificación como abusivas de las cláusulas suelo es compatible con el artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.

Es decir, si es conforme con el artículo 6, el reconocimiento a favor de un órgano jurisdiccional supremo de un Estado Miembro, de la facultad de limitar los efectos de esta declaración de modo que sólo se reconozca el derecho a la restitución de las cantidades a partir de la fecha de la resolución dictada por ese órgano jurisdiccional en la que se confirma el carácter abusivo de la cláusula en cuestión.

2) Aclarar si el Tribunal Supremo ha aplicado correctamente los criterios de buena fe y riesgo de trastornos graves seguidos en la sentencia de 21 de marzo de 2013, RWE Vertrieb.

3) Averiguar si la articulación, tal como se desprende de la jurisprudencia del tribunal Supremo, entre las soluciones adoptadas en el marco de acciones colectivas y las adoptadas en el marco de acciones individuales es conforme al Derecho de la Unión.

En relación a la primera cuestión el Abogado General del TJUE establece que:

– No considera que la decisión del Tribunal Supremo de limitar en el tiempo los efectos de la declaración de nulidad de las cláusulas abusivas redunde en perjuicio ni de la efectividad de los derechos reconocidos por la Directiva 93/13 , ni de los objetivos perseguidos por ésta.

– El artículo 6, apartado 1, de la Directiva, debe interpretarse en el sentido de que: “en las circunstancias propias de los litigios principales, no se opone a la decisión de un órgano jurisdiccional supremo mediante la que éste declara el carácter abusivo de las cláusulas suelo, ordena que cese su utilización y que se eliminen de los contratos existentes y declara su nulidad limitando, al mismo tiempo, en atención a circunstancias excepcionales, los efectos, restitutorios en particular, de esa nulidad a la fecha en que dictó su primera sentencia en ese sentido.”

– La directiva no tiene por objeto la armonización de las sanciones aplicadas en cada caso en que se aprecie el carácter abusivo de una cláusula contractual, ni las condiciones en las que un órgano jurisdiccional supremo decide limitar los efectos de sus sentencias, la presente situación queda regida por el ordenamiento jurídico interno de los Estados Miembros en virtud del principio de Autonomía Procesal. Por tanto, no exige a los estados miembros que establezcan la nulidad retroactiva de tal cláusula.

Esta regulación interna de cada estado miembro debe cumplir siempre con el principio de equivalencia (no debe ser menos favorable que la correspondiente a situaciones similares de carácter interno) y el principio de efectividad (no debe estar articulada de forma que haga imposible en la práctica el ejercicio de los derechos conferidos por el ordenamiento jurídico de la Unión).

Bajo estas circunstancias, el Abogado General concluye que la limitación en el tiempo de los efectos de la nulidad de las cláusulas suelo incluidas en los contratos de préstamo hipotecario en España, es compatible con la Directiva 93/13 y por tanto, las entidades bancarias españolas sólo deberán devolver a los consumidores afectados por cláusulas suelo el importe de las mismas desde el 9 de mayo de 2013, fecha en que se dictó la sentencia del Tribunal Supremo por la que se acordó declararlas abusivas.

En cuanto a las dos últimas cuestiones prejudiciales, el Abogado General considera que con la respuesta dada a la primera cuestión prejudicial, común a los tres procesos, debería ser suficiente para que los órganos jurisdiccionales remitentes puedan resolver los litigios de los asuntos principales.

Últimas Sentencias relevantes durante el mes de abril

-Sentencia Juzgado de lo Mercantil, 7 de abril

Aspectos importantes de la Sentencia de 7 de abril de 2016 de Juzgados de lo Mercantil nº11 de Madrid

– Determina la nulidad de las cláusulas suelo contenidas en las condiciones generales de los contratos de préstamo hipotecario suscritos con consumidores, por falta de transparencia.

– Condena a las entidades bancarias demandadas a eliminar estas cláusulas de los contratos en que se insertan y a cesar en su utilización de forma no transparente.

– La subsistencia de los contratos de préstamo hipotecario en vigor suscritos por las demandadas en los que se haya incluido las cláusulas cuya utilización se ordena cesar.

– Condena a las entidades bancarias demandadas a devolver a los consumidores perjudicados las cantidades indebidamente abonadas en aplicación de las cláusulas declaradas nulas a partir de la fecha de publicación de la Sentencia del TS de 9 de mayo de 2013, con los intereses que legalmente correspondan.

– Sentencia TJUE, 14 de abril de 2016

El TJUE se pronuncia en la Sentencia nº C381/14 y C‑385/14 de Tribunal de Justicia, 14 de Abril de 2016 sobre las cuestiones prejudiciales planteadas por el Juzgado de lo Mercantil nº9, sobre la interpretación del artículo 7 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, en relación a las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.

El tribunal europeo declara lo siguiente: “El artículo 7 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa nacional, como la de los litigios principales, que obliga al juez que conoce de una acción individual de un consumidor, dirigida a que se declare el carácter abusivo de una cláusula de un contrato que le une a un profesional, a suspender automáticamente la tramitación de esa acción en espera de que exista sentencia firme en relación con una acción colectiva que se encuentra pendiente, ejercitada por una asociación de consumidores de conformidad con el apartado segundo del citado artículo con el fin de que cese el uso, en contratos del mismo tipo, de cláusulas análogas a aquella contra la que se dirige dicha acción individual, sin que pueda tomarse en consideración si es pertinente esa suspensión desde la perspectiva de la protección del consumidor que presentó una demanda judicial individual ante el juez y sin que ese consumidor pueda decidir desvincularse de la acción colectiva.”

– Decisión Tribunal Europeo, 26 de abril de 2016:

El Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Granada, cuestionó ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea si la limitación de los efectos retroactivos de la nulidad de la cláusula suelo establecida por el TS es compatible con el derecho comunitario. El pasado 26 de abril, el TJUE celebró la vista oral sobre la cuestión prejudicial.

Evolución jurisprudencial relevante en torno a la Cláusula Suelo

– Cláusula suelo abusiva:

La Sentencia de referencia del Tribunal Supremo nº 241/2013 de 9 de mayo, aclara la validez o no de la cláusula suelo en el préstamo hipotecario.

Estaremos ante una cláusula suelo abusiva cuando a la hora de realizar la contratación haya falta de transparencia por parte de la entidad bancaria, y por tanto, exista un consentimiento viciado.

En esta primera Sentencia, la Sala Primera acuerda que:

(i)Las cláusulas suelo son lícitas con carácter general, siempre que satisfagan las exigencias de transparencia sustantiva.

(ii) las cláusulas suelo objeto del procedimiento son nulas por falta de transparencia sustantiva;

(iii) no procede la restitución de los pagos ya realizados en la fecha de publicación de la sentencia.

– Transparencia en la Cláusula Suelo:

Son varias las Sentencias que ayudan a delimitar el concepto de transparencia.

El hecho que determinará la licitud de la cláusula en el ámbito de consumo, es si el consumidor puede identificar la “cláusula suelo” como definitoria del objeto principal del contrato, que conozca o pueda conocer con sencillez, tanto la carga económica que supone para él, como la carga jurídica; en definitiva, el consumidor con la información previa prestada por la entidad debe tener conocimiento de que esta cláusula no solo es parte del precio, sino también su funcionamiento en el propio contrato y, claro está, lo que le puede suponer respecto al precio final.

Algunas de las Sentencias que delimitan este concepto son las siguientes: Sentencia nº 406/2012 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 18 de Junio de 2012, Sentencia nº 464/2014 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 8 de Septiembre de 2014 , Sentencia nº 139/2015 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 25 de Marzo de 2015, Sentencia nº C-92/11 de Tribunal de Justicia, 21 de Marzo de 2013 ,Sentencia nº C-143/13 de Tribunal de Justicia, 26 de Febrero de 2015

– En relación a la publicidad e información previa:

No se puede considerar suficiente ni supeditar dicha información a la comparecencia ante notario para otorgamiento de la escritura, ya que ello no solo no implica la negociación de esa cláusula, pues la comparecencia de los prestatarios en el notario acontece cuando la escritura ya está redactada y lista para firmar; sino también que en ese momento ya no hay posibilidad de discutir y aún menos de determinar las cláusulas que se incluyen o no.

La firma notarial se limita a una aceptación del clausulado impuesto sin que ello implique ni signifique información ni negociación previa ni individualizada de ninguna de las cláusulas.

En este sentido se pronuncia la Sentencia del Tribunal Supremo STS de fecha 8 de septiembre de 2014.